JMV Síria, Sembradores de Paz Destacado

Jueves, 16 Junio 2016 16:47 Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
  • País: 1

Reporte de la Visita de Yancarlos Carrasco, Presidente Internacional de JMV a Siria.

“…yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús…”. (Hechos 22. 3-5)

El pasaje que encabeza este texto es parte del relato de la conversión de Pablo, quién con una vida dedicada a perseguir los cristianos, cayó en tierra, escuchó la voz del Señor, estuvo ciego, no comió ni bebió en varios días situación que fue el inicio de su nueva vida como “Apóstol de las gentes”. La conversión de Pablo es crucial para el cristianismo, de perseguidor se convirtió en el principal predicador del mensaje de Jesús, lo que nos demuestra que nuestro Dios obra de manera que muchas veces no podemos entender, esta historia nos invita también a abrir los ojos y ver el otro lado de la medalla, ver lo positivo, ver como Dios desde aquello que puede ser perjudicial hace su obra, y como toda buena obra va creciendo en silencio.

Ese hecho tan importante para la historia del Cristianismo ocurrió en Damasco capital de Siria, país del que hoy escuchamos mucho por la situación política que está atravesando, es mucho y suficiente el ruido negativo que vemos en los medios de comunicación, es por ello que hoy quiero a través de estas líneas mostrar la paz, lo positivo y silencioso que a pesar de la situación pude ver en los jóvenes de JMV y la Familia Vicenciana cuando les visité en Siria a principios de junio.

Me dirigí desde la frontera Libanesa a la ciudad de Damasco, cuna del cristianismo, es la ciudad poblada más antigua del mundo. Al entrar en esta ciudad en sus calles me impresionó la presencia y fervor a nuestra madre María, la devoción es tan tal que hay una imagen de ella prácticamente en cada calle de la ciudad. Dentro de los murros de Damasco se encuentra la casa de las Hijas de la Caridad que sirve como lugar de reunión de JMV Siria y es conocida por los jóvenes por ser un oasis, un ambiente tranquilo y acogedor que se percibe al apenas atravesar la puerta. Esta casa se encuentra a pocos metros de la “Calle Derecha” lugar de la conversión de Pablo y de la “casa de Ananías” que vemos en el libro de los Hechos 22. 10-11.

Al llegar a allí fui recibido por Aída Baladi Presidenta de JMV Siria, quien acompañada por Sor Monique Kharouf H.C y el Padre Khalil Arar C.M asesores nacionales de JMV, me invitaron a iniciar la visita con una oración en acción de gracias en la capilla de la casa.

Posteriormente se unieron a nuestra reunión las representantes de los distintos grupos en el Consejo Nacional quienes explicaron su trabajo y las distintas situaciones que han tenido que enfrentar y que agradecidamente a Dios están logrando superar. Reconocen que han habido momentos muy difíciles, algunos en los cuales las reuniones han tenido que ser suspendidas por motivos de seguridad de os chicos, pero eso no les ha detenido el impulso para continuar su trabajo, misión, deseos de servir, contemplar y vivir a Jesús a través de María. Este año han adoptado el lema “El buen trabajo crece en silencio” y es específicamente eso lo que están demostrando, así como lo dijo Vicente de Paúl y cómo lo demostró Catalina Labouré no hay que hacer ruido para hacer las cosas bien hechas.

Muchos de los miembros jóvenes-adultos de JMV en Siria se han vistos obligados a abandonar el país, no obstante los que aún permanecen allí se esfuerzan y vislumbran un futuro esperanzador, estos chicos son profesionales, trabajadores y estudiantes de distintas áreas como Negocios, Farmacia, Bio-robotica etc., al mismo tiempo viven en su vida y realidad el sueño de ser cristianos miembros de JMV, ellos son entes sembradores de Paz y Esperanza en los más pequeños de la asociación a quienes reúnen cada semana para compartir la fe y el testimonio Mariano Vicenciano.

Es impresionante la fuerza, ánimo y energía que se despliega en cada reunión de niños, jóvenes y adultos de JMV, sus sonrisas y alegría son el fruto de la paz que reciben y al mismo tiempo dan. Son gente de paz que desea vivir en paz, y la están sembrando en medio de tempestades, con la fe y certeza de que la cosecha será muy buena y productiva.

JMV Siria es la muestra de que el buen trabajo crece en silencio, manifiestan que cuando se quiere se puede y no se ponen excusas a estos chicos en algunas ocasiones por asuntos de seguridad les es imposible trasladarse desde un lugar a otro para brindar servicios comunitarios, no obstante los chicos abren las puertas de la casa de las hermanas a niños con cáncer que también viven la situación del país al recibirlos comparten con ellos a través de juegos y momentos de diversión que les hacen el camino más llevadero, también los adultos visitan escuelas para invitarles a JMV, realizan fiestas, actividades de colecta de ropa para niños de la calle etc., todo esto siempre vinculado a un mensaje cristiano.
La emoción y sus ánimos de seguir adelante los están impulsando a realizar el campamento anual que no les ha sido posible efectuar desde el año 2009, el mismo está abierto para que todos sus miembros participen.

Siria es un lugar de conversión, donde Jesús se manifestó a Pablo dándole luz y esperanza, transformando sus acciones negativas en camino enriquecedor para muchos. Gracias JMV Siria por el testimonio de paz que emiten a través de cada una de sus acciones, en silencio están haciendo un buen trabajo, demuestran que la vida es más fuerte que cualquier acción negativa.

Todo JMV a nivel mundial ora junto a ustedes, tenemos fe que de la mano de Jesús, con el ejemplo de María y el impulso de Vicente lograrán la paz, sus esfuerzos serán recompensados y el futuro es prometedor. إن شاء الله (In šāʾ Allāh = Dios lo permita)

ozio_gallery_nano

 

Visto 1906 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Julio 2016 15:20

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.